Un buen consejo: hacer un acto de contrición cada noche


"Además, conviene hacer el acto de contrición todas las noches, después de haber hecho un breve examen de conciencia, añadiendo siempre el propósito de enmendarse y confesarse.

No deberíamos olvidar nunca aquel admirable consejo:

Pecador, no te acuestes nunca en pecado;
no sea que despiertes ya condenado.



Son más de los que nos figuramos los que se acuestan tranquilos y
despiertan en la otra vida, muertos de repente."

Para salvarte. P. Jorge Loring. num.84,2