La intención, entendida no tanto como el querer algo expresamente, sino como el motivo o finalidad por la que uno hace algo ¿puede hacer buena o mala una acción?

+ ¡Sí! La intención puede hacer que una cosa, buena en sí, se haga mala.
Ejemplo: ayudar a una mujer para seducirla al mal.

Jesús considera equivocada una oración o limosna, que de suyo son buenas cuando hacemos algo no por Dios, sino "para ser vistos por los hombres". (Mt.6,2-4)

 + Sin embargo, la intención, aunque sea buena, no hace bueno un acto malo.
Ejemplo: adulterar para consolar a la mujer que sufre, robar para ayudar al pobre, matar para hacer un buen negocio.

Hay un dicho moral que dice "el fin no justifica los medios" es decir, no se puede hacer un mal para obtener un bien.

Fuente: He pecado contra Ti. Moral básica, moral de la confesión.  P. Alfonso Diez de Sollano. SDB.