En el examen de conciencia no nos examinemos únicamente del mal que hemos hecho

Sino también del bien que pudimos hacer y no hicimos, que son los pecados de omisión
Hay personas que no matan ni roban pero que se pasan los días sin hacer favores.

El rico Epulón del evangelio no se fue al infierno por ser asesino ni ladrón sino por haber podido ayudar a Lázaro y no haberle querido ayudar.








P. Eliécer Sálesman. Cómo hacer una buena confesión.