¿Que hay que hacer en peligro de muerte?

"Cuando uno, en peligro de muerte, está en pecado grave y no tiene cerca un sacerdote que le perdone sus pecados, hay obligación de hacer un acto de perfecta contrición con propósito de confesarse cuando pueda.

El acto de contrición le perdona sus pecados, y si llega a morir en aquel trance, se salvará.

Si se arrepiente sólo con atrición, no consigue el perdón de sus pecados graves, a menos que se confiese, o reciba la unción de los enfermos.

Se salvarían muchos más si se acostumbraran a hacer con frecuencia un acto de contrición bien hecho."

Un sencillo acto de contrición puede ser:
«Dios mío, yo te amo con todo mi corazón y sobre todas las cosas.Yo me arrepiento de todos mis pecados, porque te ofenden a Ti, que eres tan bueno. Señor, perdóname y ayúdame para que nunca más vuelva a ofenderte, que yo así te lo prometo».
 

Y si quieres uno más breve para momentos de peligro:
«Dios mío, perdóname, que yo te amo sobre todas las cosas».
Además, este acto de contrición tan breve, te sirve también para cuando vayas a confesarte si no sabes el «Señor mío Jesucristo»

(Num. 83,1 y 84,1.Libro Para Salvarte. P.Jorge Lorign SJ.)