¿Cómo se puede ayudar en caso de accidente a alguien?

"Si alguna vez te encuentras en la carretera un accidente, no dudes en ponerte de rodillas en el suelo, decirle al oído por lo menos tres veces: «¡Dios mío, perdóname!, ¡Dios mío, perdóname!,
¡Dios mío, perdóname! ».
Que si lo oye y lo acepta, le ayudas a que salve su alma.

Y nadie en la vida le ha hecho mayor favor que tú, que en la hora de la muerte le ayudaste a ganar el cielo.

Debemos preocuparnos de ayudar a bien morir a los moribundos.
Hoy está muy paganizado el sentido de la muerte, y muchas personas ante un accidente o un moribundo, se preocupan del médico, y muy pocos se preocupan de preparar el alma para la eternidad.
Ocúpate tú si ves que nadie se acuerda de hacerlo."

(Num. 84,1.Libro Para Salvarte. P.Jorge Lorign SJ.)