¿Todos los pecados son iguales?

+ Algunos protestantes han sostenido que todos los pecados son igualmente graves, porque todos son una ofensa a Dios que es infinito.

Sin embargo, la Iglesia Católica siempre ha afirmado que unos pecados son más graves que otros, porque dañan de diversa manera al prójimo o a nosotros mismos, y porque, de hecho, también significan una actitud mayor o menormente profunda de rechazo a Dios o un alejamiento mayor o menor de El.

A más de eso, San Juan habla de unos pecados que son de muerte y de otros que no lo son. (1 Jn. 5,16-17).

+ Por otra parte los pecados pueden ser de muchas especies según su objeto, según los mandamientos o las virtudes contra las que se oponen, según se refieran a Dios o al prójimo o a sí mismo, etc.
El Nuevo Testamento presenta varias listas de pecados, ej.: Gal. 5,19-21; Rom. 1,28-32; 1 Cor. 6,9-10; Ef. 5,3-5; Col. 3,5-8; 1 Tim. 1,9-10; 2Tim. 3,2-5.

La gravedad de los pecados también se mide según su especie, porque las consecuencias en el individuo o en la sociedad son diversas.

Fuente: He pecado contra Ti. Moral básica, moral de la confesión.  P. Alfonso Diez de Sollano. SDB.