¿Por qué ofendo a Dios al hacerme el mal a mí mismo o a los demás, aún "cuando ni siquiera me pasa por la cabeza pensar en Dios y menos en querer ofenderlo"?


+   Porque todo lo que hago en contra mía o de los demás va en contra del amor y por eso en contra de "Dios que es Amor" (Jn. 4,8)

    A más de eso Dios expresamente lo considera como hecho en contra Suya.
    San Juan nos dice que "el que ama a Dios, debe amar también a los hijos de Dios" (1 Jn. 5,1)

    En todo pecado contra el prójimo o contra mí mismo, estoy desobedeciendo a Dios al ir en contra de la ley del amor, que El ha dado expresamente.

+    Porque el seguir mis caminos y no los de Dios equivale a considerar orgullosa y desconfiadamente que    sé o puedo saber mejor que Dios lo que me conviene o que simplemente no tengo o quiero no tener necesidad de El para conducir mi vida.

                Así es como la Biblia en el libro del Génesis presenta el pecado en boca de la serpiente: “Ustedes serán como dioses, conocedores del bien y del mal” (Gen. 3,4). Lo cual equivale a decir: no hagan caso a Dios y no le obedezcan; sean ustedes mismos los que determinen que les hace bien y lo que les hace mal, así serán como Dios.


Fuente: He pecado contra Ti. Moral básica, moral de la confesión. P. Alfonso Diez de Sollano. SDB.