¿Cuándo empezó la Confesión?


"El mismo día en que resucitó entre los muertos, Jesús nos dejó el sacramento de la Confesión.

- En la tarde del domingo de resurrección, Jesús se apareció a sus apóstoles y les dijo:
¨ Como me envió mi Padre, así les envío yo. Reciban el Espíritu Santo, a quien les perdonen los pecados, les serán perdonados; y a los que nos se los perdonen, no les seràn perdonados ¨


- Como ves, Jesús mismo dió a los sacerdotes el poder para perdonar los pecados.


- Algunas personas de sectas dicen que no se necesita confesarse con el sacerdote, que sólo hay que pedir perdón a Dios directamente. 


No te dejes confundir, esto no es cierto. En este evangelio ( Jn 20,19-23) vemos muy claro que Cristo da a sus apóstoles ( los primeros sacerdotes ) el poder de perdonar los pecados y no dice que cada persona pida perdón a Dios directamente para que se le perdonen."

El día de la Resurrección, Jesús se presenta entre los apóstoles estando las puertas cerradas y sopló sobre ellos el Espíritu Santo diciéndoles: «Recibid el Espíritu Santo.  A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.» (Jn 20, 21-23)


fuente: laverdadcatolica.org

¿Qué hacer si tienes verguenza de ir a confesarte?

ME DA VERGÜENZA CONFESARME
¿Como poder recordar todos mis pecados cometidos en tantos años que no me confieso?


RESPUESTA
Es saludable que sientas vergüenza por tus pecados, pero no permitas que te domine. Antes medita la pasión de Jesús y considera que El desea, por misericordia INFINITA, aplicarte todas las gracias que El ganó para ti en la Cruz. El desea  perdonarte. Respóndele. La vida pasa rápido y debemos preparamos para la eternidad.


NO TEMAS. Dios te ama y estará contigo en la confesión. CONFIA EN JESUS y verás que paz y felicidad recibirás.
Si lo deseas puedes ir a confesarte en un lugar donde el sacerdote no te conozca. Las Iglesias deben tener horas de confesión donde se puede ir a confesar sin que te vean la cara.

Como sacerdote te puedo decir que, cuando alguien se confiesa de un gran pecado, lo que siento es gran admiración por esa persona porque ha tenido el valor de confesarse. Los sacerdotes sabemos que dar el paso a la confesión es una gracia y requiere humildad. Quien se confiesa ha tenido el valor de reconocer su pecado y humillarse. Eso es admirable. 


En cuanto a recordar los pecados, haz un examen de conciencia con humildad. Una lista de preguntas puede ayudarte con ese examen. Si sinceramente confiesas todo lo que recuerdas habiendo hecho el examen, la confesión vale.  

Vence la tentación de aplazar la confesión. Decídete hoy pues mañana podría ser muy tarde. Haz un examen de conciencia, pon tu mirada en Jesús que te ama y quiere perdonarte y da el paso adelante. Si hace mucho que no confiesas. No temas. Díselo al sacerdote y el te ayudará.  


Padre Jordi Rivero

Pasos básicos para confesarse:


-Entra al confesionario sin miedo, confiando en la misericordia de Jesús.

-Sacerdote: "Ave María Purísima"
-Penitente: "Sin pecado concebida. Bendígame padre porque he pecado. Hace ... de mi última confesión. Mis pecados son los siguientes...

-Confiesa todos los pecados desde tu última confesión.

-No es necesario ilustrar detalles de lo ocurrido. Ej.: "Ofendí gravemente a mis padres de palabra" EN VEZ DE: "Ibamos en el carro y papa sacó una vieja conversación.... me habló de una novia... reaccioné....entonces..."

-Confiesa tus propios pecados y no los ajenos. El confesionario no es para desahogarse contando lo que nos han hecho otros.

-Sacerdote ofrece algún consejo e imparte la penitencia.

-Penitente reza el Acto de Contrición

-Sacerdote imparte la absolución con estas palabras: "Dios, Padre de misericordia..." y despide al penitente en paz.


Fuente: web www.corazones.org

El pecado que cometen los que se confiesan mal

Los que se confiesan mal cometen un sacrilegio y queda con la obligación de confesarse de los pecados que confesaron, de los que callaron y del sacrilegio que cometieron.

Dice la S. Escritura: "No os engañéis, de Dios no se burla nadie" (Gal. 6)

 El que hizo los ojos no va a ver?, El que hizo los oídos.. no va a oir?

Dios conoce vuestros pensamientos aún los más ocultos, y oye todas vuestras palabras (Salmo 94)

Sacrilegio es irrespetar algo que es muy sagrado. Quien hace una mala confesión comete sacrilegio porque irrespeta un sacramento que es algo muy sagrado.

P. Eliecer Salesman. Cómo hacer una buena confesión. Apostolado Biblíco Católico.


¿Qué sucede si uno olvida algún pecado grave en la confesión?

Cuando uno olvida sin culpa algún pecado grave en la confesión, obtiene el perdón de sus pecados y puede comulgar, pero en la próxima confesión debe confesarse de ese pecado.

Norma muy útil: Cuando uno termina de decirle al Padre los pecados conviene añadir "pido perdón también de todos los pecados que se me hayan olvidado y que tenga sin perdonar". Así queda el alma mucho más tranquila.




P. Eliecer Salesman. Cómo hacer una buena confesión. Apostolado Biblíco Católico.

Oración para después de la confesión


Que grande es tu misericordia, Señor. Tú me has aceptado como tu hijo(a) y me has llenado de tu amor.

Te agradezco, Señor, y deseo con la ayuda de tu gracia, amarte cada vez más y no ofenderte jamás a Ti.

Jesús bondadoso, concédeme que me mantenga fiel hasta el final. Haz que yo siempre desee y busque lo que a ti te agrada. Que yo cumpla siempre lo que más agrada a tu Santísima Voluntad y jamás vaya en contra de lo que quieres.

Virgen María Santísima, ayudame: tú eres la madre de la perseverancia, tú eres la razón de mi esperanza. Intercede por mí: consérvame en la gracia de Dios, feliz y sin pecado, como lo estoy en estos momentos.
Ayúdame a cuidar mis sentidos y mi mente, y que mi corazón sea fiel a Dios hasta mi muerte.

Amén.


P. Eliecer Salesman "Cómo hacer una buena confesión"

Consejos sobre la Confesión: de San Francisco de Sales (2)

"No hagas tan sólo ciertas acusaciones superfluas, que muchos hacen por rutina: no he amado a Dios como debía; no he rezado con la debida devoción; no he amado al prójimo cual conviene; no he recibido los sacramentos con la reverencia que se requiere, y otras cosas parecidas.

La razón es, porque, diciendo esto, nada dices, en concreto, que pueda dar a conocer a tu confesor el estado de tu conciencia, pues todos los santos del cielo y todos los hombres de la tierra podrían decir lo mismo, si se confesaran.

Examina, pues, de qué cosas, en particular, hayas de acusarte, y, cuando las hubieres descubierto, acúsate de las faltas cometidas, con sencillez e ingenuidad. Te acusas, por ejemplo, de que no has amado al prójimo como debías; ¿lo haces porque has encontrado un pobre necesitado, al cual podías socorrer y consolar, y no has hecho caso de él?

Pues bien, acúsate de esta particularidad y di: he visto un pobre necesitado, y no lo he socorrido como podía, por negligencia, o por dureza de corazón, o por menosprecio, según conozcas cuál sea el motivo del pecado.

Asimismo, - no te acuses, en general, de no haberte encomendado a Dios con la devoción que debías; sino que, si has tenido distracciones voluntarias o no has tenido cuidado en elegir el lugar, el tiempo y la compostura requerida para estar atento en la oración, acúsate de ello sencillamente, según sea la falta, sin andar con vaguedades, que nada importan en la confesión."

Fuente: La Filotea o Introducción a la vida devota Cap.XIX

Consejos sobre la Confesión: de San Francisco de Sales (1)

"Ten siempre un verdadero disgusto por los pecados confesados, por pequeños que sean, y haz un firme propósito de enmendarte en adelante.

Muchos confiesan los pecados veniales por costumbre y como por cumplimiento, sin pensar para nada en su enmienda, por lo que andan, durante toda su vida, bajo el peso de los mismos, y, de esta manera, pierden muchos bienes y muchas ventajas espirituales.

Luego, si confiesas que has mentido aunque sea sin daño de nadie, o que has dicho alguna palabra descompuesta, o que has jugado demasiado, arrepiéntete y haz el propósito de enmendarte; porque es un abuso confesar un pecado mortal o venial sin querer purificarse de él, pues la confesión no ha sido instituida más que para esto."

Fuente: La Filotea o Introducción a la vida devota Cap.XIX

¿Cómo rezariamos el acto de contrición si dentro de 5 minutos nos fuéramos a morir?

Así deberíamos rezarlo antes de confesarnos: Despacio, con todo el corazón.

Viajando pendiente abajo, de pronto falló el motor. El conductor dijo a su acompañante: por favor rece el acto de contrición bien despacio y con todo el corazón, porque dentro de 5 minutos podemos ser cadáveres."

Recémoslo así con todo fervor antes de confesarnos.


P. Eliecer Salesman "Cómo hacer una buena confesión"

Si hoy tuvieramos un accidente (que Dios nos libre) ¿que tan bien confesados y arrepentidos quisieramos estar?

"Aquel joven ganadero de los llanos cuando vio que un salvaje toro cebú se lanzaba contra él, lo único que logró exclamar fue:

"¡Dios mío, y sin confesión!"

¿Alguno de nosotros tendría qué repetir esta terrible frase en caso semejante? Mejor que no. Todavía podemos evitarlo."


P. Eliecer Salesman "Cómo hacer una buena confesión"

Un dato importante:

 "Si no estamos arrepentidos de nuestros pecados, aunque nos confesemos con 10 sacerdotes, y aún con el Sumo Pontifice, no quedaremos perdonados."

(Lelotte)

P. Eliecer Salesman "Cómo hacer una buena confesión" 

Un buen consejo: hacer un acto de contrición cada noche


"Además, conviene hacer el acto de contrición todas las noches, después de haber hecho un breve examen de conciencia, añadiendo siempre el propósito de enmendarse y confesarse.

No deberíamos olvidar nunca aquel admirable consejo:

Pecador, no te acuestes nunca en pecado;
no sea que despiertes ya condenado.



Son más de los que nos figuramos los que se acuestan tranquilos y
despiertan en la otra vida, muertos de repente."

Para salvarte. P. Jorge Loring. num.84,2

Oración acto de contrición


«Pésame, Dios mío, y me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido.

Pésame por el infierno que merecí y por el cielo que perdí; pero mucho más me pesa porque pecando ofendí a un Dios tan bueno y tan grande como Vos.

Antes querría haber muerto que haberos ofendido; y propongo firmemente no pecar más, y evitar todas las ocasiones próximas de pecado. Amén».


Sin embargo "para hacer un acto de contrición no es necesario usar ninguna fórmula determinada. Basta detestar de corazón todos los pecados por ser ofensa a Dios.

Cuando quieras hacer un acto de contrición perfecta también puedes hacerlo pensando en Cristo crucificado, y arrepintiéndote, por amor suyo, de tus pecados, ya que fueron causa de su Pasión y Muerte.

El acto de contrición es un acto de la voluntad.

Puede estar bien hecho, aunque te parezca que no sientes sensiblemente lo que dices. Si quieres amar a Dios sobre todas las cosas y no volver a pecar, es lo suficiente. Pero debes querer que sea verdad lo que dices. No basta decir el acto de contrición sólo con los labios. Es necesario decirlo con todo el corazón."



Fuente: "Para Salvarte. P.Jorge Loring Num.84,1 y 84,2"

¿Es valida la confesión cuando a uno le obligan a confesarse?

" ...Aunque Dios quiere que me confiese a menudo, y a mí me conviene hacerlo, ningún hombre puede forzarme. Ni mis jefes, ni mis amigos, ni mis familiares, ni un sacerdote, ni nadie.
Los otros podrán aconsejarme que me confiese; pero forzarme, no.

La confesión tiene que ser libre.
Que me salga de dentro. Porque la estimo y quiero salvarme. Aunque me cueste. Las medicinas no siempre gustan.

Si voy a la confesión forzado y sin dolor, la confesión será una comedia. Y esto es un pecado gravísimo. Para que la confesión valga, tiene que haber arrepentimiento.

Si en alguna rarísima ocasión alguien te obliga a confesarte, y tú no estás en disposición de ello, antes de hacer una mala confesión, dile al sacerdote que no vas con intención de confesarte y que te dé la bendición: los demás no notarán nada, y tú no habrás cometido un sacrilegio." Pero, no debes comulgar pues esto es mucho más grave, es un sacrilegio.

 "Cuando tenemos la desgracia de cometer un pecado grave, ya no estamos en gracia de Dios; por lo tanto, así no podemos comulgar; y si comulgamos sabiendo que estamos en pecado grave, cometemos un pecado tremendo que se llama sacrilegio. Dice San Pablo que quien comulga indignamente «se traga su propia condenación» .   

 (Nums. 90,5 ; 52,2  Libro Para Salvarte. P.Jorge Lorign SJ.)

¿Qué significa la "confesión integra de los pecados mortales"?

"Dijo el Papa Juan Pablo II el 30 de enero de 1981: «Sigue vigente y seguirá vigente para siempre, la enseñanza del Concilio Tridentino en torno a la necesidad de confesión íntegra de los pecados mortales».

Es indispensable manifestar los pecados con toda sinceridad y franqueza, sin intención de ocultarlos o desfigurarlos.

Si confesamos con frases vagas o ambiguas con la esperanza de que el confesor no se entere de lo que estamos diciendo, nuestra confesión puede ser inválida y hasta sacrílega.

Al confesor hay que manifestarle con claridad los pecados cometidos para que él juzgue el estado del alma según el número y gravedad de los pecados confesados.

«La absolución exige, cuando se trate de pecados mortales, que el sacerdote comprenda claramente y valore la calidad y el número de los pecados».

El confesor debe conocer las posibles circunstancias atenuantes o agravantes, y también las posibles responsabilidades contraídas por ese pecado."

(Num. 86,1.Libro Para Salvarte. P.Jorge Lorign SJ.)

¿La confesión es igual a una declaración de culpabilidad?

No. «La confesión del creyente no puede equipararse simplemente a una declaración humana de culpabilidad. Es ante todo un acto religioso, movido por la fe y la confianza en Dios, a través del cual el penitente expresa su arrepentimiento,juntamente con el reconocimiento humilde de la propia culpa, y la esperanza de alcanzar el perdón.

»Es un acto que va dirigido principalmente a Dios, Creador y Padre, fundamento último del orden moral, cuya voluntad se siente agraviada por todo desorden humano, y cuyo amor se muestra siempre dispuesto al perdón y a la reconciliación».

 (Num. 86,1 .Libro Para Salvarte. P.Jorge Lorign SJ.) 

¿Cada cuando se confiesa un buen cristiano (católico)?

"Con la frecuencia que sea necesaria para no vivir habitualmente en pecado grave. 
 ¡No vivas nunca en pecado grave!
Un buen cristiano se confiesa normalmente una vez al mes.

Por mandato de la Iglesia, quien tiene pecado grave debe confesarse al menos una vez al año, o antes si hay peligro de muerte o si ha de comulgar. Pero eso es el plazo máximo.

Quien quiere sinceramente salvarse y no quiere correr un serio peligro de condenarse, no puede contentarse con esto.Es necesario confesarse con más frecuencia."


(Num. 55,2.Libro Para Salvarte. P.Jorge Lorign SJ.)

¿Se puede uno confesar por telefono o por internet?

No. No es valido.
«El ministro competente para el sacramento de la penitencia, es el sacerdote, que, según las leyes canónicas, tiene facultad de absolver»

Es evidente que si el sacerdote debe perdonar o retener los pecados con equidad y responsabilidad, se supone que el pecador debe manifestárselos. Sólo el pecador puede informarle qué grado de consentimiento hubo en su pecado.

Es esencial la presencia real de confesor y penitente, por lo tanto es inválida la confesión por carta, teléfono, radio o televisión( o internet); pues además de no existir presencia real, pone en peligro el secreto sacramental."

 (Num. 55,2.Libro Para Salvarte. P.Jorge Lorign SJ.)

¿El pecado mortal es un "estado" que implica muchos actos o puede ser también un acto único?

+ El pecado es un alejamiento de Dios, pero no puedo estar alejado de Dios si no "me alejo", y esto sucede cuando hago una acción como varias que me alejen de Él.

+ El pecado mortal es una actitud de rechazo radical de Dios o del prójimo (basta una sola persona) y con él, de Dios.

Sin embargo, no implica necesariamente toda una serie de actos porque la actitud y el estado de enemistad y rechazo pueden estar iniciados y concretizados en un solo acto particular que constituya pecado mortal por sí mismo.

ejemplos:
  • El asesinar a alguien es un pecado mortal, aunque no seas un asesino habitual porque el asesinarlo en un rechazo radical de esa persona.
  • el prostituirse con una sola persona y una sola vez, la Iglesia lo ha considerado siempre como pecado mortal, porque es un atentado radical contra la dignidad de "esa persona", aunque no se tenga la intención de repetirlo ni con ella ni con otras.
 Fuente: He pecado contra Ti. Moral básica, moral de la confesión.  P. Alfonso Diez de Sollano. SDB.

La intención, entendida no tanto como el querer algo expresamente, sino como el motivo o finalidad por la que uno hace algo ¿puede hacer buena o mala una acción?

+ ¡Sí! La intención puede hacer que una cosa, buena en sí, se haga mala.
Ejemplo: ayudar a una mujer para seducirla al mal.

Jesús considera equivocada una oración o limosna, que de suyo son buenas cuando hacemos algo no por Dios, sino "para ser vistos por los hombres". (Mt.6,2-4)

 + Sin embargo, la intención, aunque sea buena, no hace bueno un acto malo.
Ejemplo: adulterar para consolar a la mujer que sufre, robar para ayudar al pobre, matar para hacer un buen negocio.

Hay un dicho moral que dice "el fin no justifica los medios" es decir, no se puede hacer un mal para obtener un bien.

Fuente: He pecado contra Ti. Moral básica, moral de la confesión.  P. Alfonso Diez de Sollano. SDB.

¿Para entender lo que es el pecado necesitamos ser creyentes?

+ ¡Sí! El pecado puede ser captado como tal, es decir, como ofensa a Dios, sólo por el que tiene fe.

Solo reconociendo que el ser humano está relacionado profundamente con Dios y que todo lo que hacemos tiene relación con Él, solo entonces podremos comprender lo que es verdaderamente el pecado.

+ Más aún, sólo el que entiende a Dios como Amor, podrá comprender con mayor verdad lo que es el pecado.
"Por ejemplo, es distinto ver el pecado simplemente como ofensa o desobediencia a un "Dios Señor" que, a más de eso, captarlo como ofensa o desconfianza a un "Dios que nos ama".

Solo el que cree esto, puede entender "Cómo Dios no nos echa en cara nuestra ingratitud" y no solo se limita a "castigarnos " por nuestros pecados.


Por eso Dios se queja de su pueblo diciendo: ¿Qué más podía hacer por mi viña que no haya hecho? ¿Cómo pues, esperando que diese uvas dió solo frutos agrios?" (Is. 5,4)

Fuente: He pecado contra Ti. Moral básica, moral de la confesión.  P. Alfonso Diez de Sollano. SDB.

¿Que quiere decir que la gravedad del pecado que cometemos depende de nuestra “responsabilidad personal”?

+ Que nuestro pecado se vuelve más grave:

1º. Mientras más fácilmente podamos evitarlo

2º. Mientras más nos demos cuenta de su maldad y de lo que estamos haciendo

3º. Mientras más directa y libremente lo queramos

4º. Mientras mayor obligación tenemos de hacer las cosas por el puesto que tenemos o por el mayor compromiso libremente contraído

Ejemplo:

- Un padre de familia tiene mayor obligación de cuidar la casa que sus hijos

- Si a un grupo de alumnos se le confió un trabajo de clase y uno de ellos se compromete con sus compañeros a llevarlo, este queda más obligado y responsabilizado que los demás

o Sin embargo este tipo de mayor o menor responsabilidad no lo consideramos aquí, sino cuando hablamos de las circunstancias externas a la persona. Aquí hablamos de la responsabilidad que tiene la persona por su mayor o menor capacidad y facilidad de hacer algo.

Fuente: He pecado contra Ti. Moral básica, moral de la confesión.  P. Alfonso Diez de Sollano. SDB.

Oración para pedir arrepentimiento



¡Mirame Oh mi amado y buen Jesús!

Que postrado en tu santísima presencia, te ruego, con el mayor fervor, imprimas en mi corazón los más vivos sentimientos de fe, esperanza y caridad, verdadero dolor de mis pecados y propósito firmísimo de enmendarme; 

mientras que yo, con todo el amor y con toda la compasión de mi alma, voy considerando tus cinco llagas, teniendo presente lo que de tí oh buen Jesús dijo el santo profeta David:
Han taladrado mis manos y mis pies, y se pueden contar todos mis huesos”.

En el examen de conciencia no nos examinemos únicamente del mal que hemos hecho

Sino también del bien que pudimos hacer y no hicimos, que son los pecados de omisión
Hay personas que no matan ni roban pero que se pasan los días sin hacer favores.

El rico Epulón del evangelio no se fue al infierno por ser asesino ni ladrón sino por haber podido ayudar a Lázaro y no haberle querido ayudar.








P. Eliécer Sálesman. Cómo hacer una buena confesión.

Los tres viajes que hay que hacer para conseguir contrición o arrepentimiento


a) Uno al Calvario y recordar todo lo que Jesús sufrió por nosotros (leamos por ej. El Cap.27 de S. Mateo). Esto ayuda mucho a arrepentirse de los pecados pues ellos fueron los que crucificaron a Jesús.

b) Ir con la imaginación al Cielo y pensar en las alegrías y felicidad que allá nos esperan. Pero pensar: todo eso lo perderé si sigo pecando. Este pensamiento lleva a aborrecer el pecado.

c) Ir con la imaginación al Infierno. “los malos tendrán castigo eterno” (Mateo 25, 46) y pensar que allá podemos ir también nosotros si no abandonamos nuestros pecados y malas costumbres. A millones de personas los ha salvado esto y los ha alejado de sus pecados.

Hagamos pues estos tres viajes con la imaginación: veremos el buen resultado.


P. Eliécer Sálesman. Cómo hacer una buena confesión.

Oración para antes de la confesión

Dios mío, heme aquí de nuevo con el ánimo de recibir el sacramento de la penitencia. Bajo tu mirada voy a examinar mi conciencia.

Dame tu luz para ver mis pecados y tu gracia para que me acerque con toda confianza al sacerdote que está aquí como tu representante...

Ayúdame a conocer bien mis pecados y a encontrar en lo posible la causa...
Haz que los deteste sinceramente y que me corrija...

Virgen María, concédeme ser sincera(o) en mi confesión y renacer a la gracia de una manera más generosa y entusiasta.

amén.

¿Cómo se puede ayudar en caso de accidente a alguien?

"Si alguna vez te encuentras en la carretera un accidente, no dudes en ponerte de rodillas en el suelo, decirle al oído por lo menos tres veces: «¡Dios mío, perdóname!, ¡Dios mío, perdóname!,
¡Dios mío, perdóname! ».
Que si lo oye y lo acepta, le ayudas a que salve su alma.

Y nadie en la vida le ha hecho mayor favor que tú, que en la hora de la muerte le ayudaste a ganar el cielo.

Debemos preocuparnos de ayudar a bien morir a los moribundos.
Hoy está muy paganizado el sentido de la muerte, y muchas personas ante un accidente o un moribundo, se preocupan del médico, y muy pocos se preocupan de preparar el alma para la eternidad.
Ocúpate tú si ves que nadie se acuerda de hacerlo."

(Num. 84,1.Libro Para Salvarte. P.Jorge Lorign SJ.)

¿Que hay que hacer en peligro de muerte?

"Cuando uno, en peligro de muerte, está en pecado grave y no tiene cerca un sacerdote que le perdone sus pecados, hay obligación de hacer un acto de perfecta contrición con propósito de confesarse cuando pueda.

El acto de contrición le perdona sus pecados, y si llega a morir en aquel trance, se salvará.

Si se arrepiente sólo con atrición, no consigue el perdón de sus pecados graves, a menos que se confiese, o reciba la unción de los enfermos.

Se salvarían muchos más si se acostumbraran a hacer con frecuencia un acto de contrición bien hecho."

Un sencillo acto de contrición puede ser:
«Dios mío, yo te amo con todo mi corazón y sobre todas las cosas.Yo me arrepiento de todos mis pecados, porque te ofenden a Ti, que eres tan bueno. Señor, perdóname y ayúdame para que nunca más vuelva a ofenderte, que yo así te lo prometo».
 

Y si quieres uno más breve para momentos de peligro:
«Dios mío, perdóname, que yo te amo sobre todas las cosas».
Además, este acto de contrición tan breve, te sirve también para cuando vayas a confesarte si no sabes el «Señor mío Jesucristo»

(Num. 83,1 y 84,1.Libro Para Salvarte. P.Jorge Lorign SJ.)

Quien vive en pecado grave es muy fácil que se condene por tres razones:

1) Porque después es muy posible que le falte la voluntad de confesarse, como le falta ahora.
2) Porque, aun suponiendo que no le falte esta voluntad, es posible que le sorprenda la muerte sin tiempo para confesarse.
3) Finalmente, quien descuida la confesión, y va amontonando pecados y pecados, cada vez encontrará más dificultades para romper.

Un hilo se rompe mucho mejor que una madeja.
 Para arrepentirse sería entonces necesario un golpe de gracia prodigioso; y esta gracia sobreabundante Dios no suele concederla a quien se obstina en el mal.

Jesucristo se lo advierte así a los que quieren jugar con Dios: «Me buscaréis y no me encontraréis, y moriréis en vuestro pecado»

(Num. 76,3.Libro Para Salvarte. P.Jorge Lorign SJ.)

¿Qué es una confesión sacrilega?

 El que calla voluntariamente en la confesión un pecado grave, hace una mala confesión, NO SE LE PERDONA NINGUN PECADO, y además añade otro pecado terrible, que se llama sacrilegio.

 Todas las confesiones siguientes en que se vuelva a callar este pecado voluntariamente, también son sacrílegas.
Pero si se olvida, ese pecado queda perdonado, porque «pecado olvidado, pecado perdonado».
Pero si después uno se acuerda, tiene que manifestarlo diciendo lo que pasó.

Para que haya obligación de confesar un pecado olvidado, hacen falta tres cosas: estar seguro de que:
 a) el pecado se cometió ciertamente.
b) que fue ciertamente grave.
c) que ciertamente no se ha confesado.
Si hay duda de alguna de estas tres cosas, no hay obligación de confesarlo. Pero estará mejor hacerlo, manifestando la duda.

(Num. 89.Libro Para Salvarte. P.Jorge Lorign SJ.)

¿Por qué se dice que a fin de cuentas lo que marca la mayor gravedad de nuestro pecado es la intención?

+ Porque "la intención", entendida tanto como el "deseo expreso" con el que hacemos algo o como "la finalidad" por la que lo hacemos, es la que hace que una acción y sus circunstancias sean realmente "nuestros".

La intención es la que les dá a nuestros actossu verdadero valor de bondad o maldad, más que la cosa misma que hacemos.

Experimentamos más dificultad en perdonar aunque sean cosas pequeñas, cuando se capta que alguien nos está haciendo algo con verdaderos deseos de fastidiar, que cuando otros nos hacen cosas más graves pero sin una intención tan clara: esto indica que la intención es la que determina finalmente la gravedad de una ofensa.

Fuente: He pecado contra Ti. Moral básica, moral de la confesión.  P. Alfonso Diez de Sollano. SDB.

¿Cuándo el pecado mortal nos lleva a lo que la Biblia llama la "segunda muerte" (Ap.21,8) es decir, a la muerte o condenación eterna?



+ El pecado mortal nos lleva a la muerte eterna o infierno cuando morimos en él sin arrepentimiento, es decir, cuando marca la decisión definitiva de separarnos de forma radical y para siempre de Dios y del prójimo.1

Más allá de la muerte no hay posibilidad de cambiar el destino que el hombre .... 
 Ahora bien, como la muerte pone fin a la vida, el arrepentimiento se hace ya imposible, porque después de la muerte ya no habrá posibilidad de arrepentirse2


Fuente: 1. He pecado contra Ti. Moral básica, moral de la confesión.  P. Alfonso Diez de Sollano. SDB
2. Para salvarte. P. Jorge Loring.

¿A qué se llama escándalo?

+ Escándalo es poner a alguien en ocasión de pecado
- por incitarlo directamente al mal
- por darle un mal ejemplo
- por hacer alguna cosa a sabiendas de que con eso podemos arrastrarlo al mal

El amor al projimo nos pide que, a no ser que haya una razón de importancia, dejemos de hacer determinadas cosas, incluso aunque no sean malas, si con ellas hacemos que otros cometan el mal, es decir si con ellas los escandalizamos. (Rom. 14, 13 ss; 19 ss; 1 Cor 8,10-13)

En general es fácil cometer escándalo con personas más débiles o inmaduras que uno.
El escándalo es una circunstancia que hace que frecuentemente nuestros pecados sean más graves.
(Mt. 18,6ss)
El que comete escándalo debe repararlo de alguna manera.

Fuente: He pecado contra Ti. Moral básica, moral de la confesión.  P. Alfonso Diez de Sollano. SDB.

Omisión, ¿Que es hacer el bien a los demás?

+ Hacer el bien a los demás es ayudarlos a ser mejores y a vivir con mayor plenitud y felicidad en todos los aspectos de la vida y, en especial, en su dimensión cristiana.

Ej. Ayudarlos a corregir algún defecto, a pasar un buen rato, a aprender cosas buenas, anunciarles el Evangelio, consolar al triste, dar de comer al hambriento, defender al debil, curar al enfermo, ayudar a que los enemigos se reconcilien, instruir al ignorante, trabajar para que haya una política más honrada,...

+ "Aquel que sabe hacer el bien y no lo hace, comete pecado" (Santiago 4,17)
+Parábola del Juicio Final: "Lo que ustedes dejaron de hacer con uno de estos más pequeños, tambien conmigo lo dejaron de hacer, vayánse, malditos, al fuego eterno" (Mt. 25,45)

+Parabola de los talentos:"Siervo malo y perezoso, sabías que cosecho donde no sembré; debías al menos entregado mi dinero a los banqueros y así al volver, Yo habría cobrado lo mío con intereses. A este siervo inutil echénlo a las tinieblas donde hay llanto y rechinar de dientes" (Mt. 25,6)

+Podemos decir que, hablando de la gente que no hace nada malo pero que tampoco quiere hacer el bien, Jesús afirmo que la higuera estéril que ocupa inútilmente la tierra será cortada" (Mc. 11,12-14, 20,21; Mt 8,9)

Fuente: He pecado contra Ti. Moral básica, moral de la confesión.  P. Alfonso Diez de Sollano. SDB.

¿Cuáles son algunas maneras comunes pero imperfectas de entender lo que es el pecado?

Para el cristiano el pecado es siempre algo que procede de la libertad interior del hombre. Y una ofensa a Dios.

a) Muchos entienden por pecado el "hacer algo malo, pero sin relación con Dios" a quien ni siquiera tienen en cuenta.
Para el cristiano el verdadero pecado implica siempre una relación negativa para con Dios.

b) Otros lo definen como un "ir en contra de los 10 mandamientos" o "una transgresión a la ley Divina" (Cfr. Diccionario Larousse), pero entendiendo que el pecado es algo malo, no por ser malo en sí, por ser una mera desobediencia o trasgresión a la ley.

c) Otros consideran el pecado como algo que mancha o degrada al hombre en lo más intimo de su ser, pero simplemente por el hecho de haberlo cometido, aunque sea involuntariamente.
Por ejemplo: En el sistema legalista judío quedabas manchado o impuro por haber tocado cosas "impuras" aun sin querer. (ej. Lev. 11, 31-45; 15, 19-30)

Fuente: He pecado contra Ti. Moral básica, moral de la confesión.  P. Alfonso Diez de Sollano. SDB.

¿Hay alguna ocasión en la que uno cometa pecado aunque no se esté dando cuenta de lo que hace?

+ ¡Sí! Cuando haces voluntariamente algo malo que te lleva luego a hacer otras cosas malas, también cometes pecado en estas otras cosas, aunque ya no te dés cuenta de ellas.

Ejemplo:
- Un drogadicto o un borracho que sabe que van a hacer cosas malas si toman drogas o alcohol y, sin embargo los comienzan a tomar, son responsables de lo que hacen.
   Por eso se dice que el alcoholismo no sólo es una enfermedad, sino también un vicio.
 - Un estudiante de medicina que sabe que, si no estudia bien, luego va dar medicinas equivocadas, será responsable del daño causado al prójimo ( o se puede aplicar a cualquier otra profesión)
-  En general el que por flojera es un ignorante, puede ser responsable de actos malos, que luego hace sin darse cuenta de su maldad, aunque su pecado es propiamente la ignorancia y la flojera.

A estos pecados los moralistas los llaman voluntarios "en causa", porque tú pusiste voluntariamente la causa que los produjo.
Esto indica que hay continuidad y conexión entre todos los actos de mi vida y que, por eso, soy responsable no sólo de mi presente, sino también de mi futuro; y que, si conozco las consecuencias futuras de mis actos presentes libres, soy responsable, de alguna manera, ya ahora, de esas consecuenciasd o efectos buenos o malos.

¿Qué quiere decir que el pecado se comete sólo "queriendo"?

+ Quiere decir que si uno hace una cosa sin darse cuenta de lo que está haciendo o sin decidirlo interiormente, eso no es pecado; tanto menos es pecado si lo fuerzan física o psicológicamente a uno para hacer el mal.

Ejemplos:
+ Si hice que se tropezara un compañero sin querer, no cometí "pecado", aunque sí hice algo malo
+ Lo que hace o piensa uno en sueños o sonámbulo, no es pecado, porque lo hace uno sin querer
+ Si un niño rompió cinco platos juntos sin querer, no cometió ningun pecado, aunque su mamá se haya puesto furiosa por el daño que causó
+ Si llegué a clase sin haber hecho una tarea porque se me olvidó que era para hoy, no cometí pecado. aunque el maestro me haya castigado por no haber cumplido mis deberes
+ Un enfermo de alcoholismo, aunque se dé cuenta de que está tomando vino y sepa que le está haciendo daño, no comete pecado si no puede decirle que no a su organismo: su verdadero pecado está en el momento de comenzar a tomar cuando habría podido haber dicho "no".

Una cosa es que uno sea consciente de lo que hace o de lo que le sucede, y otra cosa es que sea capaz física o moralmente de evitarlo. El crecer en libertad es crecer en responsabilidad.

Ejemplo: Un "cleptómano" puede ser muy consciente de sus actos, pero no tener la libertad necesaria para dejar de robar; puede ser como el adulto enfermo que al orinarse se dá cuenta pero no tiene el control.

Fuente: He pecado contra Ti. Moral básica, moral de la confesión.  P. Alfonso Diez de Sollano. SDB.

¿Qué quiere decir que el pecado se comete sólo "sabiendo"?

+ Quiere decir que si no sabes que una cosa es mala, no cometes pecado aunque la éstes haciendo o la hayas hecho.

Ejemplos:
+ Si un niño no sabía que quemar una llanta causaba daño al aire que respiramos, no estaba cometiendo pecado aunque lo hacía.
+ Si una persona no sabe que un alimento o bebida le hace mal, no comete pecado aunque se lo esté comiendo o bebiendo.

¿Qué quiere decir que el pecado sólo se comete "pudiendo"?

+ Quiere decir que si no tenemos capacidad física o moral para hacer una cosa buena o para evitar una cosa mala, no cometemos pecado.

Ejemplos:
+ Si tú, por no saber nadar, no puedes ayudar a una persona que se está ahogando, no cometes pecado.
+ Si no puedes ir a Misa porque estás enfermo, no cometes pecado.
+ Si atropellaste a una persona mayor con tu bicicleta, porque no sirvieron los frenos o porque se te atravesó y no pudiste ya frenar, no cometiste pecado.
+ Un niño chiquito cuando no tiene la capacidad para comprender si algo es malo, no comete pecado si lo hace.
+ Una muchacha o un niño a los que no dejan salir solos, no cometen pecado si un domingo no van a Misa porque no los llevaron.
+ Si te mandan varias cosas que no puedes hacer al mismo tiempo y tú haces solo lo que piensas que es más importante, no cometes pecado al no hacer lo demás.


Fuente: He pecado contra Ti. Moral básica, moral de la confesión.  P. Alfonso Diez de Sollano. SDB.

¿A qué se llama pecado mortal?

+ Pecado mortal es el que causa "la muerte" de nuestra alma, es decir, el que hace que perdamos la vida de Dios que hemos recibido en el Bautismo y que se llama "gracia santificante".1

"Los efectos del pecado mortal son: perder la amistad con Dios, matar la vida sobrenatural del alma, y condenarnos al infierno, si morimos con ese pecado.

El pecado es grave cuando se dan juntamente estas tres cosas:

1) QUE LA MATERIA SEA GRAVEMENTE MALA (en sí o en sus circunstancias); o que yo crea
que es grave aunque de suyo no lo sea.
2) QUE AL HACERLO YO SEPA QUE ES GRAVE.
3) QUE YO QUIERA HACER AQUELLO QUE SÉ QUE ES GRAVE.

Para que haya pecado grave deben darse las tres cosas al mismo tiempo. Si no, no hay pecado grave.
Se trata, pues, de acciones que se oponen gravemente contra la voluntad de Dios, realizadas con pleno conocimiento y deliberado consentimiento.
Si no hay plena advertencia y perfecto consentimiento, el pecado será venial."2




1. He pecado contra Ti. Moral básica, moral de la confesión.  P. Alfonso Diez de Sollano. SDB.
 2. Para Salvarte. P. Jorge Loring SJ. 

¿Que gracia nos trae el sacramento de la Penitencia o Confesión?


El sacramento de la penitencia nos aumenta o nos devuelve la gracia santificante siempre y cuando no pongamos obstáculo. 

Tiene un significado muy especial y así podemos decir que es:
Una reconciliación
Una recuperación
Una curación
Una liberación
Una purificación
 
Reconciliación
El hijo pródigo ha ofendido gravemente a su padre, sin embargo el padre tan bondadoso, ni siquiera deja que su hijo termine su confesión. Le abraza, lo besa, lo restablece en sus derechos de hijo.

De la misma manera, por el Sacramento de la Penitencia, Dios borra todos los pecados cometidos: ya no se acuerda de ellos y aún cuando se cometan nuevos pecados, los anteriores ya no “reviven”. “De todas sus maldades, no me acordaré ya más” dice Dios por Ezequiel.

Recuperación:
El pecado es nos hace perder la gracia y el derecho al cielo. Debemos tratar de recobrarla y encontrarla. Por la confesión, las recobramos juntamente con los méritos adquiridos antes del pecado.

Curación:
El pecado es una verdadera enfermedad que debilita al alma. El pecador pierde fuerza para el bien; la confesión es la medicina que sana el alma y la fortifica para evitar los pecados confesados.

Liberación:
El pecado nos hace esclavos del demonio y de nuestras malas pasiones. El sacramento de la Penitencia nos devuelve la verdadera libertad de los hijos de Dios, nos da las gracias para vencer la concupiscencia, los malos hábitos y las tentaciones. Además nos restablece la paz y seguridad de conciencia.

Purificación:
Naamán, general asirio, aquejado por la lepra, se presenta a Eliseo quien lo manda lavarse siete veces en el Jordán. Incomodado en un principio, Naamán se resuelve por fin a ejecutar la orden del profeta. “Fue pues y lavose conforme a la orden del varón de Dios, y volvió su carne como la carne del niño tierno, y quedó limpio” (II Reyes, 5,14)
El sacramento de la penitencia es un baño purificador que lava las manchas del pecado. Queda el alma limpia y Dios no vuelve a acordarse de los  pecados confesados.

Cómo vemos el Sacramento de la Penitencia o Confesión es una gran gracia que Jesús nos ganó con su sacrificio en la Cruz y que debemos valorar.

Colección Divino Sembrador. Libro de religión de 2a Enseñanza.